Riphle

Videos

Riphle

Grunge, Indie, Jazz

Bio

Todo comenzó en el año 2006. Su debut fue en Luján, en “La casa de la juventud”. Entre el público presente estaba Hanson, de Los Pus, cuando se llamaban “Pus”, y Hanson no cantaba ni tocaba la guitarra. Era el bajista. Retomando las historia que nos compete, a partir de ese momento, Riphle paseó su psicodelia, noise, grunge o lo que prefieran, por escenarios de Buenos Aires, tanto el norte como el sur del Gran Buenos Aires, así como por la costa y el interior de la provincia.
Son un cuarteto compuesto por dos guitarras, bajo y batería.
Las influencias que se pueden apreciar en la música, más allá de los gustos personales de cada uno de los músicos, son Nirvana, Sonic Youth, el Pink Floyd de Syd Barrett, etc. Así como también se pueden nombrar como influencias, pero en el plano literario, a escritores como W. Burroughs, Jack Kerouac (escuchar “Dean Moriarty”, incluida en el El Fluir…) y el botánico e investigador Terence McKenna.
Cuentan hasta el momento con tres trabajos editados, y uno a punto de salir (ver IXTLAN). Los primeros dos discos son de 2007, y son “Todo en la misma bolsa”, y “Feliz Navidad”. A fines de 2009 vio finalmente la luz “El fluir no se toma vacaciones”, disco que debido a diferentes circunstancias debió ser grabado en tres ocasiones.
Riphle, sobre IXTLAN: “lo hicimos a pedido de Juan, baterista de Los Pus, para un compilado. Lo grabamos una mañana de ácido, en vivo en el estudio. Nos colgamos y se hizo largo. Las voces las agregamos después”.

IXTLAN

Una larga zapada mañanera, embebida en los jugos lisérgicos presentados al mundo por el Doctor Hofmann, hizo posible la existencia de este disco, en el cual los músicos se dejan llevar por un estado donde la realidad de la mayoría de la gente, en medio de la semana, en medio de la ciudad de Bs. As., es bien diferente al paseo cósmico que hace presente en el primer track, Alfa Centauro. En el sistema solar más cercano al nuestro.
Salvia Divinorum, un cuelgue de más de veinte minutos en el cuál irrumpe Terrence McKenna casi al final para invitar, mediante su reflexión sobre la planta ídem, que nos termina introduciendo en la parte final del viaje, Ixtlan, y partimos al reino de las ensoñaciones, el desierto… y la electricidad se manifiesta como puente hacia lo primitivo, y de ahí a la espontaneidad que significa una improvisación lisérgica, a la mañana, en un lugar tanto física como mentalmente apartada del ruido mundano de una ciudad abocada solo a la producción y el consumo. Acá se planta bandera desde otra posición.

Integrantes:

Julio Calvo - guitarra / Agustin diaz - Bateria / Ignacio Sarka - Guitarra/voz / Jorge Lagos - Bajo/Voz